“¿No era más fácil viajar sin el perro?”

Fueron cinco, diez, a lo sumo quince segundos en los que lo imaginé. Nunca lo había hecho antes, nunca, ni siquiera las muchísimas veces que me preguntaron “¿no era más fácil viajar sin el perro?”. Pero esa noche, cerca de las diez, cuando ese auto golpeó el lomo de Sheng Long y lo empujó contra un bloque de cemento que estaba en la vereda, lo pensé.

Esa tarde, habíamos visto la película Truman, en la que actúa Ricardo Darín y un perro. No quiero contarles el final pero sí que pase gran rato llorando y pensando cómo será el día que me tenga que despedir de Sheng. Hasta hace tres años, a mi no me gustaban los perros. No los odiaba ni les tenía alguna especie de fobia, simplemente nunca había tenido relación con ninguno. Pero ni bien empecé a salir con Baldo, empecé a salir con Sheng Long y eso cambió para siempre. Por eso, cuando decidimos irnos de viaje sin fecha de regreso, en ningún momento nos planteamos si era conveniente que el perro viniese o no con nosotros. Nunca lo hablamos. No hubo una charla, ni hicimos un listado de pros y contras. Nunca lo dudamos. Por eso, cuando las personas que conocemos en el camino nos hacen esa pregunta, no sé qué responder.

24122015-DSC_0129 (3)

rada tilly 1

05122015-DSC_0286

Así cada vez que llegamos a un lugar nuevo.
Así cada vez que llegamos a un lugar nuevo

Pero supongo que la película de Darín en algo habrá influido porque cuando lo vi a Sheng cruzar la calle y cruzarse justo adelante de un auto que venía -todo, por irle atrás a un gato-, cuando escuché su llanto o quejido, ahí sí lo pensé: cómo sería estar viajando sin él.

Como sería llegar a un lugar nuevo y no verlo sacudirse en el suelo de la alegría, llenándonos la cara de baba como forma de agradecimiento. Como sería no tener ese despertador peludo que todos los días entre las ocho y las nueve me viene a clavar el hocico en la cara para que me levante. Como sería no verlo emocionarse con pequeñas cosas –como el montón de nieve que nos encontramos cuando subimos el cerro Piltriquitrón -.Como sería no verlo haciendo su pequeña celebración cada vez que vamos a una playa. Como sería conocer una nueva ciudad y que no esté él para recordarme que no sabemos si algún día volveremos a este lugar, así que hay que aprovechar cada momento -aunque eso implique correr hasta que la lengua le cuelgue de la boca en un tamaño extra grande-.Como sería no escuchar su ladrido protector cada vez que se me acerca alguien desconocido. Como sería una caminata en la que él no esté adelante mío, parándose cada tantos metros para chequear que yo sigo ahí.

Alegría con las pequeñas cosas
Alegría con las pequeñas cosas
La playa lo puede
La playa lo puede
El agua también
El agua también
Disfrutar cada momento hasta terminar así
Disfrutar cada momento hasta terminar así
Lengua XL por correr demasiado
Lengua XL por correr demasiado
Camina unos metros y se da vuelta para ver cómo vengo
Camina unos metros y se da vuelta para ver cómo vengo

Cómo sería viajar sin el perro. Llegué a imaginarmelo y ahora puedo responder a todos los que alguna vez me lo preguntaron. Y sí, era más fácil viajar sin el perro. Podríamos dormir en cualquier lado, visitar todos los parques/reservas/áreas protegidas sin problemas, viajar a dedo o en bici y ahorrarnos toda la plata de la nafta. Sí, era más fácil. También supongo era más fácil si no conocía a este perro. Era más fácil cuando no tenía idea qué tipo de relación se puede tener con un animal. Era más fácil cuando este bicho que me llena la cama de pelos no era todavía mi amigo. Era más fácil cuando no existía en el mundo un ser vivo que me diera tanto sin pedirme nada a cambio. Era más fácil cuando andaba por ahí sin conocer de este amor que quiere sin condiciones. Era más fácil pero, ¿quién se conforma con lo fácil?

DSC_0290

Viajar con perro, también, para que alguien te modele en las fotos
Viajar con perro, también, para que alguien te modele en las fotos

16122015-DSC_0152


Pasamos el parte médico de Sheng. Una veterinaria lo revisó y nos dijo que está bien. Sólo le quedaron algunos dolores y una renguera en una de las patas de atrás, pero nada grave.

(Visited 3.426 times, 1 visits today)

Comments 16

  1. Lia
    Reply

    No lo va a parar un auto!! Arriba mi Pablo Echarry! Te recuperas rápido! Te queremos

    10 febrero, 2016
    • cualquierotraparte
      cualquierotraparte
      Reply

      La veterinaria dijo que la sacó barata por ser tan macizo! Es un súper perro =)

      10 febrero, 2016
  2. Agus
    Reply

    Hola Flor! Me sentí super relfejada con este post. Aunque no me estoy moviendo como ustedes, yo me cambié de país con mi perro, Vegas. Me preguntaron 200 veces ¿cómo se me ocurrió mudarme de país con un pitbull? Y obvio hubieron muchos “desafíos” o “problemas” que otra gente que se mudó sin perro no tuvo. Pero, estoy muy segura que también hay una lista enorme de beneficios que ellos tampoco van a llegar ni siquiera a conocer. Y por eso, uno no se cuestiona la presencia de su compañero incondicional dentro de su vida, sea cual sea el rumbo que esta tenga, sabes que el va a estar ahí siempre pase lo que pase.

    10 febrero, 2016
    • cualquierotraparte
      cualquierotraparte
      Reply

      Qué lindo, Agus! A Vegas lo conozco de fotos y siempre se lo ve súper feliz, así que menos mal que lo llevaron! Te mando un beso! Capaz vamos a pasar por Chile, te aviso y hacemos juntada con perros!

      10 febrero, 2016
      • Agus
        Reply

        Obvio!!! Dale! 🙂 En casa pueden tener hospedaje, es en Santiago.

        12 febrero, 2016
  3. Dani
    Reply

    Es lo mejor poder compartir estas experiencias con nuestros amigos peludos! Yo el mes k viene inicio un viaje de unos dos meses y medio al camino de Santiago con mi perrl, y se que lo va a disfrutar como un niño pequeño! Que se recupere pronto!

    10 febrero, 2016
    • cualquierotraparte
      cualquierotraparte
      Reply

      Estuve viendo tu blog y tu perrito es muy lindo! Estoy segura que incluso lo va a disfrutar más que ustedes! Buenas rutas, Dani!

      11 febrero, 2016
  4. Patricia
    Reply

    Hola Flor, me ha gustado mucho tu reflexión sobre “más facil si, pero no mejor”, me ha encantado, gracias. Opino lo mismo.

    11 febrero, 2016
    • cualquierotraparte
      cualquierotraparte
      Reply

      Gracias, Patricia! Somos muchos en la misma! Un beso grande!

      11 febrero, 2016
  5. “¿No era más fácil viajar sin el perro?”: la tandilense que viaja junto a su novio y su perro por el sur argentino – La Opinión de Tandil
    Reply

    […] Hace algunos días Florencia, que nació en Tandil y es periodista, respondió en Cualquier Otra Parte una de las personas que recibe con más frecuencia: “¿No era más fácil viajar sin el perro?” […]

    16 febrero, 2016
    • cualquierotraparte
      cualquierotraparte
      Reply

      Gracias, Simón! Quedó lindísima =)

      16 febrero, 2016
  6. Viajá con tu perro a cualquier otra parte | Arquipets
    Reply
    11 abril, 2016
    • cualquierotraparte
      cualquierotraparte
      Reply

      Gracias por tan bella nota!

      13 abril, 2016
  7. Felipe
    Reply

    Hola FLor y Baldo. Mi nombre es Felipe Rossetti de Tandil tmb.
    Me hipnótice con su experiencia! Los re felicito en su búsqueda de humanidad!
    Sos/son unos grandes escritores, sus reflexiones, los lugares todo.
    Les mando un abrazo grande! Y sigan así! Tienen un nuevo seguidor!

    17 julio, 2016
    • cualquierotraparte
      cualquierotraparte
      Reply

      Hola, Feli! Qué lindo mensaje! Muchas gracias por tus palabras y qué alegría que te guste lo que compartimos. Nos estamos leyendo! Un beso grande!

      26 julio, 2016
  8. ¿Por qué viajan con perros? | Por las Rutas del Mundo
    Reply

    […] Esta publicación está inspirada en el post del blog amigo “Cualquier Otra Parte” que se titula  “¿No era mejor viajar sin el perro?”. […]

    25 septiembre, 2016

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *