Año nuevo

El 14 de octubre de 2015 empezó para mí un año nuevo. Ese día, con Baldo y Sheng Long, salimos a la ruta sin fecha de vuelta. Atrás, dejábamos una recta segura. Dejábamos un lugar en el que teníamos todo para sentirnos satisfechos. Adelante, veíamos un camino difuso, lleno de incertidumbres y miedos.

En medio del viaje, cuando estábamos en uno de los lugares más lindos de Bariloche, en el Lago Mascardi, todo se puso difícil. Nos quedaba muy poca plata y muchos kilómetros para lograr nuestro objetivo: llegar hasta el final de la Ruta 40. Nuestra idea era frenar unos meses para encontrar algún trabajo temporal que nos permitiera ahorrar y seguir. No encontrábamos nada y sabíamos que lo que necesitábamos para cubrir nuestros gastos hasta La Quiaca (nafta + comida + alojamiento) era más de lo que podía darnos una changuita. Creo que ese día deseamos estar en nuestras casas más que nunca. Estábamos cansados. Hablamos de la posibilidad de volver, de dejar el camino a medio transitar para terminarlo algún día, más adelante. Lloré y me pregunté por primera vez, si nos habíamos equivocado al arriesgarnos.

Hoy, hace ya cinco meses que terminamos de recorrer toda la Ruta 40. Elegimos Bariloche- ese mismo lugar en el que alguna vez hablamos de abandonar todo porque estaba siendo demasiado difícil- para quedarnos un tiempo y planear nuestro próximo viaje largo.

Hay días en los que vuelvo a tener miedo, llorar o incluso preguntarme si hicimos bien al arriesgar esa vida cómoda y conocida que teníamos. Pero después me acuerdo que hasta hace un año vivía con la sensación constante de que algo me faltaba. Y pensaba que había tantas cosas que yo no podía hacer, que había tantos imposibles, que tal vez no tenía la fuerza, la valentía.

Si hay algo de lo que hoy me alegro es de encontrarme buscando, rearmando mi vida, llenándola con todo eso que quiero ser y no eso que debería ser, preocupándome por juntar momentos y no cosas.

Si hay algo de lo que hoy me alegro es de encontrarme cada día intentando llevarme puestos los sueños.

Mis sueños.

Porque eso, eso es algo que nadie puede hacer por uno.

(Visited 115 times, 1 visits today)
share post to:

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *